Colegio Don Bosco Monterrey
 
 
 
   

OBJETIVO 2016 - 2017 La Comunidad Educativa del Colegio Salesiano Don Bosco de Monterrey, queremos testimoniar la radicalidad evangélica a través de la continua conversión espiritual, poniéndose al servicio de los jóvenes más pobres, de modo más decidido y significativo. 

Logo 2016 - 2017

 Lema del Año  

¡Somos Familia! Cada hogar, escuela de Vida y Amor. 


Es MISION del Colegio Salesiano Don Bosco ser un centro educativo que acompaña los procesos de educación integral, desarrollo armónico, libre y original de la dimensión humana y cristiana de la persona con el fin de que llegue a ser un "buen cristiano y honrado ciudadano" capaz de tomar responsabilidades y ser transformador de la sociedad y de la iglesia de nuestro tiempo.

El Colegio Salesiano DB será un lugar y un ambiente donde: Se comparta una VISION positiva y esperanzadora de la vida; Se eduque en el respeto a la persona como valor fundamental; Se forme en el interculturalidad y el pluralismo; Se promueve un ambiente educativo, respetuoso y creativo donde se pueda hacer experiencia de valores humanos y cristianos; Se colabore en la construcción de un México solidario e igualitario; Se viva y potencie el estilo preventivo de Don Bosco.  Identidad En la familia salesiana consideramos nuestro Colegio Salesiano Don Bosco: Un lugar privilegiado que ofrece la educación integral de la persona conforme a una visión humana y cristiana de la vida; siguiendo el estilo, el espíritu, el método y la experiencia educativa de Don Bosco.   Un espacio educativo: Católico; Abierto a todos; Eficiente y cualificado; Inspirado en los valores del Evangelio; Portador del espíritu y pedagogía de Don Bosco; Con proyección social; Popular: En diálogo con la realidad multicultural y multirreligiosa del contexto actual.  

 

 

El Colegio Salesiano Don Bosco opta por los siguientes VALORES: Apertura A Dios como fuente de verdadera humanización de la persona; Respeto por la vida como don recibido y fuente de compromiso; Solidaridad, justicia y paz; Confianza en los jóvenes, corazón del proyecto educativo salesiano y protagonistas del futuro. Aceptación incondicional de la persona; Personalización de las relaciones con una atención particular a la diversidad de cada persona y la cultura; Trabajo como fuente de realización y de mejora permanente de la calidad.